El contrato para la formación y aprendizaje es una modalidad de contrato laboral cuyo fin es que el trabajador adquiera la formación profesional específica, teórica y práctica, de un oficio en su puesto de trabajo.

El objetivo principal del contrato es favorecer la inserción laboral de los jóvenes menores de 30 años y su cualificación profesional.